Las Mujeres en la Era Neolítica

Publicado el 10/05/2020
3 minutos

Continuamos reflexionando sobre los inicios de la civilización y cómo se conformaron las primeras desigualdades de género.<br/> Esta vez, nos acercamos a la Era Neolítica y el desarrollo de las sociedades antiguas en relación a la división sexual del trabajo y la construcción de jerarquías.

División del trabajo en el neolítico

En esta era se creó una idea de la mujer-madre como autoridad. Si bien existía una división sexual del trabajo, no es tal como la interpretamos hoy en día. La mujer sostenía un rol de médica, de agricultora y gestora. Mientras que el hombre va a dedicarse a la cacería.

Muchas de las medicinas, formas de cultivo y de administración que entendemos hoy en día fueron probablemente creadas por mujeres de esta época. Se hablaba de una jerarquía de los ancianos —tanto hombres como mujeres— como los grandes sabios. A este período se le ha llamado socialismo primitivo, en el cual no se concebía la propiedad privada, ni estaba basado en relaciones de poder entre los individuos.

Esta división sexual del trabajo permitió que se desarrollen dos culturas diferenciadas por el género. Por un lado, la cultura de la agricultura formaba parte de costumbres pacíficas que promovía la abundancia en la comunidad. Por otro lado, la cultura de la caza conllevaba una situación de mayor riesgo para la vida, donde se incluía el ejercicio de la violencia como método de supervivencia, el respeto a la autoridad y las jerarquías, por ende, hablamos del desarrollo de una cultura de índole militar. Este sesgo llevó a una alianza del anciano (chamán) con el hombre fuerte (cazador) dando lugar a una sociedad de jerarquía patriarcal, el gobierno santo. De esta manera, podemos identificar la conformación de las primeras formas de desigualdad de género. Produciéndose un punto de inflexión en la historia de la humanidad, donde la relación espiritualidad-gobierno (hombre-chamán, poder-clero) va a tener un rol fundamental en el desarrollo de las civilizaciones que vendrán.

División del trabajo en el neolítico

Cabe destacar que hablamos de procesos históricos de varios siglos, y la profundización de estas desigualdades devendrá en la conformación de sociedades patriarcales y religiosas donde el culto al hombre fuerte será uno de sus pilares.

Esta sociedad trata a la mujer no solamente como un sexo aparte, sino como una raza, nación o clase aparte; la raza, nación o clase más oprimida. Ninguna raza, nación o clase está sometida a una esclavitud sistemática como la de las amas de casa.”

Öcalan A. (2013)

En este proceso, nos referimos a la instauración de las religiones monoteístas que enarbolan a un Dios Padre, como figura de mayor autoridad. Por otro lado, la mujer será eliminada de las deidades sagradas, y cualquier característica asociada a la femineidad se denigra, el rol de la mujer quedaba reasignado al hogar y al trabajo reproductivo. Bajo estos principios el patriarcado comenzará a institucionalizarse en el nacimiento de los Estados jerárquicos, donde el clero y la fuerza militar cumplen un rol fundamental en la conformación de los mismos.

Como conclusión, los invito a reflexionar sobre otro fragmento de Öcalan:

La mujer no es perseguida como género femenino, sino como fundadora de la sociedad matriarcal. Sin un análisis completo de la esclavización de las mujeres y el establecimiento de condiciones para superarla, ninguna otra esclavitud puede ser analizada o superada.

Öcalan A. (2013)

Entonces:

¿Consideramos que la erradicación de la cultura de la mujer fue necesaria para enraizar una sociedad basada en relación de dominados y esclavitud? ¿Fue a partir de esto que derivaron las distintas formas de opresión que se manifestaron a lo largo de nuestra historia?

Fuentes Bibliográficas

  • Öcalan A. (2013) “Liberar la vida: la revolución de las mujeres”, International Initiative Edition, Colonia.
  • Peña M. C. (22/06/2019) “Los antecedentes neolíticos de la desigualdad de género”, publicado en Nueva Tribuna, España.

Seguinos en