Publicado el 20/07/2020
5 minutos

En el día de la amistad, queremos hablar de la sororidad y qué significa para las mujeres y disidencias asociarse con otres con el fin de construir horizontes más igualitarios y con más derechos para todes.

Si nos preguntamos ¿Qué es lo que hace que consideremos a alguien une amigue? Descubrimos fácilmente que es cuando logramos tejer ciertas condiciones para sostener confianza mutua, cuando construimos desde el acompañamiento y la reciprocidad, cuando la relación es dialógica. Cuando sentimos que crecemos con le otre, sin buscar boicotearle, sino sostenerse y desarrollar estrategias colectivas para que cada une aplique desde su individualidad, en la subjetividad, lo aprendido.

Sororidad y Amistad

Ahora, ¿por qué decidimos vincular la sororidad con la amistad? Si vamos al origen etimológico, “Sor” significa “hermanas” o “hijas de Dios”. La sororidad tiene un origen cristiano. Cuando hablamos de “Frat” nos referimos a “hermanos” o “hijos de Dios”, básicamente es el equivalente masculino de “Sor”.

Si repasamos los ideales que movilizaron la Revolución Francesa y que culminaron en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, recordamos el famoso lema “Libertad, Igualdad y Fraternidad”. Si bien la Revolución significó un gran avance en materia de derechos y estructuró la consolidación de nuestros Estados modernos, omitió a las mujeres desde un principio y esto sigue resonando hasta nuestros días. En este sentido, los movimientos feministas y varias autoras van a problematizarlo - por ejemplo, Olympe de Gouges​​ va a publicar la Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana- y se va a recuperar el concepto de sororidad como bandera a lo largo de las cuatro oleadas.

Capitalismo y Patriarcado, dos caras de un sistema de opresión

En la actualidad, cada vez que en los medios de comunicación vemos representada la amistad entre las mujeres, se encuentra plasmada desde la insolidaridad de género, en forma de competencia, falsedad y desconfianza. Siempre sospechando de la otra, pensando que nos va a dañar, teniendo miedo a ser vulnerables porque puede llegar a usar nuestras inseguridades en nuestra contra. Cabe destacar que la mayoría de las veces se nos muestra compitiendo por un hombre.

El mito del odio entre mujeres es uno de los mayores triunfos del patriarcado. Las mujeres estando ocupadas peleándonos entre nosotras, mientras otros gobiernan el mundo. No nos olvidemos que esta hostilidad se entrelaza con otro de los sistemas de dominación, el capitalismo: competencia e individualismo, como pilares que se sustentan en usar a le otre para beneficio personal, desconfiar y luchar por estar en un podio más alto aunque eso signifique destruir a otres. Pero sobre todo, esta hostilidad no permite que empaticemos, que podamos ver que nuestras inseguridades, experiencias y luchas internas también le atraviesan a les otres, a la mayoría de las mujeres y disidencias. No somos la excepción, somos la regla, porque lo más perverso de estos sistemas de dominación es que nos individualizan de tal manera que nos hacen creer que todo es particular y propio, cuando en verdad todo está perfectamente planificado para que sea sistemático.

Es por esto que, la sororidad nos invita a pensar otras formas de relacionarnos, de vincularnos y de cuidarnos colectivamente. Tal vez si nos preguntamos qué es lo que buscamos en la amistad, podemos encontrar que la sororidad es la respuesta colectiva a esa “demanda” o necesidad de cuidado, contención, acompañamiento, escucha, deseo de compartir. Entendemos que, incluso, trasciende la idea de amistad tradicional, ya que nos permite conectarnos con mujeres desconocidas reconociendo que nuestras experiencias son similares, poniéndonos en los zapatos de la otra, como siestuviéramos sufriendo esa violencia.

Esto lo podemos identificar en las diversas manifestaciones públicas y masivas en el mundo entero como: #NiUnaMenos, #MeToo y Mirá Como Nos Ponemos. Pero también en aquellas experiencias que no cobran visibilidad en nuestros barrios: acompañamientos en situaciones de violencia por motivos de géneros, en abortos, entre otras situaciones. Estos son ejemplos claros de que no estamos solas y que las luchas que nos mueven en nuestras individualidades nos potencian y fortalecen cuando se hacen colectivas. En este sentido, compartimos las palabras que Bell Hooks en su libro “El Feminismo es para todo el mundo” dejó plasmadas: “No nos unimos en contra de los hombres, nos unimos para proteger nuestros intereses como mujeres”, que no son más que intereses comunes, aunque nosotras sumaremos a esa frase a las disidencias.

La sororidad es también romper con nuestro sexismo, racismo y clasismo interiorizados. El feminismo debe incluir a todes y es nuestro deber despojarnos de todas las formas de opresión que hemos aprendido. Tenemos que seguir deconstruyéndonos, reconocer nuestros errores y trabajar duro para construir relaciones libres de dominación entre nosotras. Como dice Bell Hooks:

La sororidad nunca habría sido posible a través de las fronteras de raza y clase si las mujeres individualmente no hubieran estado dispuestas a desprenderse de su poder para dominar y explotar a grupos subordinados de mujeres. Si las mujeres utilizan su poder de clase o de raza para dominar a otras mujeres, es imposible alcanzar plenamente esta sororidad.

Con todo esto queremos dejar asentado lo que para nosotras nos vienen a convidar el feminismo y la sororidad, en un sistema que busca despojarnos de nuestros derechos, de nuestros territorios, de nuestras fortalezas. Se tratan de herramientas para configurar un mundo más justo, y sabemos que sólo la construcción de conocimiento colectivo nos permitirá seguir conquistando los derechos que nos pertenecen. Porque con palabras de Marcela Lagarde “Las utopías nos sirven para atrevernos a pensar un mundo diferente”, donde “no hay modelos, ni plazos,ni un tiempo fijado para la meta. Sólo nos toca caminar”. Y caminar para nosotras es juntas, apostando a un mundo con autonomía y libertad para todes.

Y vos, ¿qué experiencias sororas reconoces que tuviste o tuvieron con vos?


Seguinos en